Lo principal siempre es eliminar azúcares, almidones y otros carbohidratos refinados que son los causantes de que un cáncer tenga oportunidad de reproducirse con mayor satisfacción. Y así, nos centramos en las verduras de bajo índice glucémico, así como carnes, pescados y aves de corral.

Lo importante en esta dieta es reforzar lo máximo posible el sistema inmune y de este modo lo ayudaremos a que combata esas células cancerígenas.

¿Cuáles son las principales verduras que puedo darle?

Pues el calabacín, espinacas, el brócoli, la col de bruselas, los repollos,la coliflor, la zanahoria, la batata y la patata.

¿Porqué?

Por sus principios activos: que son los fenólicos (especialmente las isoflavonas) y los pertenoides cuyo derivado, el taxoter se usa ya en medicamentos anticancerígenos.

Las mejores carnes son las de ave, porque son bajas en grasa y nos ayudan a controlar más el peso de nuestra mascota (es importante añadir cada día las vísceras). Sin embargo, tenemos la carne de caballo que va muy bien en momentos en los que vemos que pierde un poco de peso (a causa de una quimioterapia, por ejemplo) y le dá un aporte extra de proteínas.

Normalmente en esta enfermedad suelen suplementarse el selenio y el magnesio recetado por el veterinario que también podemos encontrarlo de forma natural en las nueces y almendras, al igual que el magnesio en la soja. Otro aporte que necesitan es el del Omega-3, que podemos encontrar en los pescados azules o en aceite de pescado (que venden en cualquier farmacia). Podemos dar tofu que es una buena fuente de proteína y sin apenas grasa, y al ser queso de soja, es una buena forma de administrar el aporte de magnesio.

También podemos complementar con hierbas medicinales, entre las cuales está el té de essiac que es altamente recomendable (se proporciona en té dos veces al día).

No dar cereales ni carnes o pescados muy grasos. Evitar lácteos grasos.

Como veis, hay una gran gama de alimentos naturales que podemos combinar para hacer una dieta muy palatable y saludable.

Todos los artículos consultados coinciden que el pienso es terriblemente nocivo para el cáncer.

Deja una respuesta