Hay que recordar:

– Las fuentes de energía principales son las grasas y las proteínas, los carbohidratos son el “alimento” de las células tumorales.

– Las grasas ayudan a incrementar la concentración energética en casos de anorexia o caquexia.

– El enriquecimiento con ácidos grasos omega-3 permite que el perro se beneficie de sus propiedades antineoplásicas.

– Las proteínas ayudan a evitar la pérdida de músculo en la caquexia tumoral.

– La arginina favorece la producción de óxido nítrico.

– La glutamina ejerce una acción inmunomoduladora.

Foto: Milka, que ha superado un cáncer digestivo.

Fuente: Estado nutricional del perro con cáncer: evaluación y recomendaciones dietéticas – Royal Canin (Centro INRA de Clermont-Ferrand – L’Écho des Puys N°46 – Avril 2002)

A menudo olvidamos la nutrición en enfermedades tan importantes como es el cáncer, que en muchas ocasiones aunque es incurable debemos proporcionales la mejor calidad de vida posible.

1. Se evalúa el estado nutricional del paciente

Un síntoma que solemos ver es la anorexia (que puede deberse a una caquexia tumoral) que puede deberse a la misma quimioterapia. Esto suele deberse a que causa una alteración de la tasa de metabolismo basal y aumenta la necesidad energética en reposo. En estas situaciones se hace un seguimiento del peso y de la masa muscular para asegurar a qué puede ser debido y cómo solucionarlo. Según estudios, el 27% de pacientes felinos desarrolla caquexia (en perros está por determinar). Se realiza la exploración sistemática minuciosa de la musculatura escapular, de los miembros posteriores y de los músculos masticadores ante la sospecha de caquexia. Las prominencias óseas se hacen más evidentes en poco tiempo.

2. caquexia

La nutrición en el cáncer y caquexia: En algunos casos, el paciente fallece a la degradación del estado general antes que por el propio tumor. De echo, se demostró que la obesidad aumenta el riesgo de carcinoma mamario. También que al aumentar la concentración de proteínas desciende el riesgo de neoplasia de mama.

Foto: Milka, que ha superado un cáncer digestivo.

3. consideraciones:

Mejorar el metabolismo de la grasa inhibe el crecimiento del cáncer, por lo que el ejercicio es esencial. Hay que consumir alimentos que ayuden a reforzar el sistema inmune. Como la glucosa constituye el principal sustrato energético del tejido neoplásico en crecimiento, lo ideal es forzar al tumor a utilizar otros sustratos para contribuir a reducir la proliferación celular. Es importante el aporte proteico para atenuar la caquexia y para ello hay que elegir alimentos ricos en grasas y proteínas y pobre en hidratos de carbono. Los aminoácidos son beneficiosos para retrasar el crecimiento tumoral y mejorar la calidad de vida. La glutamina también tiene efectos supresores de la carcinogénesis, tiene un efecto inmunoestimulante y mejora la función gastrointestinal y un posible nutriente GI para optimizar la función de los enterocitos (sin embargo este aminoácido se pierde en altas temperaturas). Se ha demostrado que el aumento de leucina aumenta la síntesis proteica en el músculo esquelético al desplazar el equilibrio hacia el anabolismo en lugar de hacia el catabolismo. Se han demostrado efectos positivos tras el aumento de ácidos grasos omega-3 sobre el peso, calidad de vida, periodo exento de enfermedad y tiempo de supervivencia. Los ácidos eicosapentanoico y docosahexanoico (EPA y DHA) pueden influir inhibiendo la caquexia. La administración suplementaria de antioxidantes dietéticos como el b-caroteno (presente en frutas y verduras de color rojo, verde, amarillo y naranja) y las vitaminas C y E se asocian con un menor riesgo de carcinogénesis. El selenio tiene efectos anticancerígenos.

Hay que recordar:

– Las fuentes de energía principales son las grasas y las proteínas, los carbohidratos son el “alimento” de las células tumorales.

– Las grasas ayudan a incrementar la concentración energética en casos de anorexia o caquexia.

– El enriquecimiento con ácidos grasos omega-3 permite que el perro se beneficie de sus propiedades antineoplásicas.

– Las proteínas ayudan a evitar la pérdida de músculo en la caquexia tumoral.

– La arginina favorece la producción de óxido nítrico.

– La glutamina ejerce una acción inmunomoduladora.


Fuente: Estado nutricional del perro con cáncer: evaluación y recomendaciones dietéticas – Royal Canin (Centro INRA de Clermont-Ferrand – L’Écho des Puys N°46 – Avril 2002)

Deja una respuesta