La L-Carnitina es un aminoácido que el cuerpo produce para llevar a cabo la conversión de ácidos grasos en energía utilizable. Es además una amina cuaternaria que se sintetiza en el hígado y en el riñón usando lisina ligada a péptidos como material de constricción. Se puede encontrar en la circulación sanguínea, en los órganos mayores y en músculos.

Las fuentes nutritivas con mayor concentración son las carnes: carne de ternera y de cordero ocupan el primer puesto, seguido del pollo y vísceras como riñón e hígado.

También se puede encontrar como suplemento comercial.

Este suplemento se usa en:

– Hemodiálisis en etapas avanzadas de fallo renal.

– Mejora de la sensibilidad insulínica de diabetes tipo II.

– Aumenta el rendimiento en condiciones extremas de trabajo.

– Obesidad o sobrepeso.

– Enfermedades cardíacas.

Razas con cardiomiopatía dilatada como el bóxer, doberman pinscher y cocker spaniel son proclives a tener niveles bajos de carnitina, y muchos de ellos mejoran su salud con la suplementación oral (recetada por un veterinario).

Uno de los problemas con la mayoría de las dietas comerciales es su exceso de cereales y por lo tanto su falta de proteína animal, además de ser sometidas a altas presiones y temperaturas que desnaturalizan los nutrientes. De este modo tienen que añadirlos de forma química y no siempre es tan completa como de forma natural.

Se han obtenido resultados beneficiosos en perros y gatos con obesidad que han recibido un gran aporte de L-carnitina (siempre bajo prescripción veterinaria). Además es uno de los ingredientes que tienen las dietas comerciales de alta calidad para ayudar controlar el peso.

Cuando utilizamos carne como fuente de proteína en perros obesos, sobre todo carne roja, rica en carnitina ésta ayuda a metabolizar mejor la grasa introducida a la mitocondria. Además, las enzimas presentes en el alimento son de gran ayuda en muchos procesos bioquímicos corporales, entre ellos la metabolización correcta de los nutrientes así como la utilización de grasas.

Se permite utilizar hasta 700 ppm en los alimentos para perros, pero debido a su precio se utiliza, principalmente, en dietas comerciales para reducción de peso en una proporción de 100 a 300 ppm.

En un estudio se observa que en los animales tratados con L-carnitina se produce una mejoría funcional de un miocardio aturdido por isquemias breves y repetidas. Este hecho, unido a los resultados de otros estudios , apoya el efecto protector que la carnitina puede ejercer frente a los procesos isquémicos, en concreto, limitando el aturdimiento miocárdico y sus consecuencias.

Deja una respuesta