Siempre hemos oido a alguna persona decir: “tanta proteína daña a los riñones”
¿Pero es cierto?
Realmente no.

En casos de mucha gravedad en la que los riñones prácticamente no funcionan ya sí que se recomienda un descenso de proteína pero nunca una restricción (porque se dá en menos cantidad pero en mayor calidad), no debemos de olvidar que la principal fuente de energía para nuestros perros son las proteínas (además de que la proteína ayuda al sistema inmune, al sistema nervioso, etc). Además los investigadores de la empresa IAMS han demostrado que la disminución de proteínas causa múltiples enfermedades.

Son muchos los veterinarios que coinciden en que la proteína debe ser la fuente principal de nutrientes en la alimentación de un perro, puesto que la falta de proteína provoca pérdida de masa muscular y provocar enfermedades que conlleven a una posible mortalidad.

Estudios afirman que un perro adulto sano debería consumir un 50% de proteínas, mientras que un perro senior debería consumir un mínimo del 25%.


Entonces, ¿Por qué existen estos mitos?
Es muy simple:
Siempre hemos intentado humanizar a los perros, tratándolos en muchas ocasiones como omnívoros (al alimentarlos erróneamente al igual que lo hacemos nosotros) y por ello se ha llegado a creer que pueden tener los mismos problemas que nosotros. La dieta humana para daños renales SÍ es baja en proteína, prácticamente es restringida en la dieta. Pero tenemos que recordar que los perros (canis lupus familiaris) son carnívoros y no tienen las mismas necesidades nutricionales que nosotros.

La School of Veterinary Medicine de la Universidad de Pensilvania (EE.UU.) realizó y publicó el estudioMythology of Protein Restriction for Dogs with Reduced Renal Function dirigido por el Dr. Kenneth C. Bovée para determinar si grandes cantidades de proteína en la dieta producían daño renal en los perros.
Con este fin se determinaron tres grupos de animales alimentados con un régimen nutricional que contenía un 19, 27 y 56 % de proteína respectivamente.
La conclusión fue que aquellos perros que habían consumido las dietas con un porcentaje más alto no resultaban afectados de forma negativa en su función renal. El organismo digiere y metaboliza la proteína. Los subproductos metabólicos resultantes de esta digestión, principalmente derivados nitrogenados, son simplemente excretados por el riñón sin ningún problema.

Lo ideal para proteger a los riñones es dar una dieta saludable y balanceada, siempre acorde a su peso y edad.

Deja una respuesta