Un estudio retrospectivo mostró que un 13% (42/320) de los perros con leishmaniosis tratados con alopurinol desarrollan algún tipo de efecto adverso urinario, incluidos xantinuria, mineralización renal y/o urolitiasis. El 45,2% (19/42) de los perros afectados desarrollaron síntomas clínicos evidentes (disuria, obstrucción urinaria). Es necesario monitorizar a los perros con leishmaniosis en tratamiento con alopurinol para poder identificar la aparición de posibles efectos adversos urinarios asociados al tratamiento.

El alopurinol es una medicación antiparasitaria de uso generalmente seguro pero que, en ocasiones, se ha asociado al desarrollo de xantinuria y urolitiasis por xantina. La xantina es un producto de degradación de la vía de las purinas en la que están implicadas dos enzimas, la xantina deshidrogenasa y la xantina oxidasa. El alopurinol inhibe la acción de la xantina oxidasa que convierte la xantina a ácido úrico. Por ello, el uso crónico de alopurinol puede generar una acumulación de xantina.

Muchas veces cuando un perro está en tratamiento tiende a padecer cristales en la orina, a causa de las purinas, por eso es importante dar las carnes con los niveles más bajos (como se ve en la tabla de la imagen). Principalmente deberemos bajar la cantidad de vísceras al mínimo o sustituirlas. En general las carnes más bajas en purinas son el pollo, el cordero, el conejo y el pato, evitando piel y órganos.

También procuraremos usar carnes de músculo (con mayor cantidad de proteína de calidad y fáciles de digerir) frente a carnes de otras partes con tejido conectivo o cartilaginosas (como la tripa verde, las tráqueas u otras).

Es interesante introducir pescado, ya que, son bajos en purinas, por ejemplo el Bacalao, la Perca, el Lenguado o el Lucio, todos sin piel.

Normalmente se producen cristales de oxalato en la orina y muchas verduras y otros alimentos contienen mucho oxalato, por ejemplo: el amaranto, las acelgas, las espinacas, la remolacha y el perejil. Por lo que hay que tener especial cuidado con estos.

Si la leishmania a afectado a órganos vitales hay que hacer además una variación especial teniendo en consideración esos órganos, al igual que es muy importante mejorar el sistema inmune. Hay varios suplementos que ayudan a esto, por ejemplo, la Spirulina o el Propóleo, los aceites ricos en omega 3, el aloe vera, la ortiga, el escaramujo o la uña del gato. Una planta muy interesante es la planta Artemisia Annua , hay estudios que demuestran que puede ayudar a bajar la cantidad de leishmanias en el cuerpo del perro y sin efectos secundarios.

La leishmania no es curable, solo se puede mejorar el sistema inmunológico para que el perro mismo pueda enfrentarse a este parasito. Al igual que no hay piensos formulados especialmente para esta enfermedad.

Deja una respuesta