La cúrcuma es una planta de origen hindú cuyos rizomas son molidos para dar lugar a una especia que posee un color amarillento anaranjado, además de un delicado y peculiar sabor.

 
 
 

Algunos estudios muestran que ciertos compuestos de la cúrcuma tienen propiedades:

– Antioxidantes: Es quizás su beneficio más importante y del que derivan el resto. Lucha contra los radicales libres, pero al ser un potente antioxidante, de manera tanto extrínseca como intrínseca, consigue elevar los niveles naturales de antioxidantes.

– Antiinflamatorias: Es un potentísimo antiinflamatorio debido a los curcuminoides que conforman sus principios activos, ya que estos inhiben la segregación de prostaglandinas inflamatorias cuyo tipo es el 2. De hecho, su efectividad es tan alta que sus efectos son parecidos a medicamentos como los corticoides, pero sin sus desagradables efectos secundarios. Por esto se recomienda especialmente en procesos que cursen inflamación y dolor, reumas, artritis, artrosis, Crohn e incluso obesidad. Prevención del Alzheimer: debido a que estimula el sistema nervioso.

– Digestivas: Previene las úlceras, favorece la digestión, en especial de comidas grasas y elimina los gases.

– Hepaprotectoras: es un protector del hígado natural y, por tanto, es altamente beneficiosa para tratar el hígado graso en perros, siempre siguiendo las instrucciones del veterinario, y otros problemas relacionados con este órgano. Así mismo, y gracias a sus propiedades antioxidantes, también resulta ideal para mejorar la funcional renal.

– Antiglucémicas: Favorecer la función del páncreas, lugar en el que se produce la insulina. De esta forma, esta especia ayuda a equilibrar los niveles de insulina del organismo, de los triglicéridos y del azúcar en sangre, así como de fortalecer el sistema inmunológico del perro.

 
 
 
 

NO TOMAR SI: En caso de tener piedras en la vesícula o cálculos biliares. No debe ser consumida, ya que estimula la eliminación de estos, pudiendo provocar cólico e incluso una oclusión del conducto, lo que puede resultar muy peligroso. Si se padecen enfermedades de hígado como cirrosis, ictericia o hígado graso, no se debe consumir sin consultar previamente con un médico especialista. No se debe tomar nunca antes de una intervención quirúrgica, puesto que afecta a la coagulación sanguínea. No tomar con medicamentos anticoagulantes, ya que aumenta sus efectos.

 
 
 

Según la revista Dogs Naturally Magazine, “la dosis recomendada para perros es de 15 mg a 20 mg por libra de peso corporal al día, o más de forma más simple, de 1/8 a 1/4 de cucharadita por día por cada 10 libras de peso”. La dosis recomendada para los perros es de 15 a 20 mg por kilo de peso corporal por día, o más simplemente, ⅛ a ¼ de cucharadita al día por cada 4,5Kg de peso.

 

 

 
 
 

Receta:

 

1) Mezcla la cúrcuma (1/2 cdta) con agua (1/2 taza) en una olla.

2) Remueve el líquido a fuego medio o bajo durante 7 a 10 minutos hasta que se convierta en una pasta.

3) Agrega pimienta (1 1/2 cdta) y aceite (1/4 taza) y continúa removiendo

4) Deja que la pasta se enfríe, ponla en un frasco con tapa y guárdala en la nevera (también se puede poner en moldes y congelar).

Deja una respuesta