Es un proceso que sufren algunos animales al hacer un cambio en su dieta.

Principalmente, al cambiar de una dieta procesada a una dieta natural. En este proceso se eliminan tóxicos, aditivos y otros componentes químicos que estaban almacenados en el organismo.

¿Qué síntomas hay?

Dérmicos: Como prurito, caspa, granitos… Digestivos: Desde diarrea hasta estreñimiento, vómitos… Renales: Orina con color oscuro o exceso de orina… Otros: Otitis, lagrimeos…

¿Cuánto duran estos síntomas?

Desde unos días a unas pocas semanas, depende del perro quizá durante los primeros meses a su transición a una alimentación natural.

¿Qué debemos hacer ante estos síntomas?

No recomiendo medicación.

Son síntomas naturales y es parte de un proceso que debemos dejar que se lleve a cabo, pues al fin y al cabo su organismo se está “depurando”.

Sin embargo, podemos ayudar haciendo lo siguiente:

Podemos añadir Espirulina o Aceite de pescado en los casos con problemas dérmicos. En los problemas digestivos podemos aumentar la cantidad de huesos carnosos y dar verduras astringentes en caso de diarrea, y disminuir huesos carnosos y aumentar las vísceras en caso de estreñimiento. La calabaza y la zanahoria cocida es antidiarreica.

Si vemos que beben muy poca agua y la orina está muy concentrada podemos añadir unos caldos de pollo o de verduras, o usar cola de caballo si hay retención de líquidos.

También podemos añadir un poquito de vinagre de manzana y orégano a las comidas, son bactericidas, digestivos (también va bien en los casos de mal aliento), depurativos y en el caso del orégano combate problemas de levaduras. A muchos perros les gustan los cítricos, que son gran antioxidantes por la Vitamina C.

Podemos ayudar a acelerar el proceso añadiendo un día de ayuno a la semana, de este modo, dejaríamos el hígado hacer esta función en su totalidad.

Un comentario

Deja una respuesta