Foto de Isa Peña

Este modelo se basa en seguir más fielmente la biología de nuestros compañeros carnívoros, ofreciéndoles las presas enteras (con pelo o plumas, y sin eviscerar).

En principio se puede dar cualquier presa, siempre adaptada al tamaño de nuestro carnívoro, pero las más fáciles de encontrar y administrar son los pollitos, conejos, cobayas, ratones… Ya que hay empresas que las administran (aclaro, ya muertas) y que tienen muy buenas críticas como https://labdialalimentacion.com/

Pero, ¿Eso es equilibrado?

Realmente una presa se compone de:

*70% músculo, en esta parte se incluye la carne con su piel y la grasa (la cual es la fuente de energía y provoca saciedad en muchos animales) del músculo. Y en pequeños carnívoros, un 20% de corazón diario para el aporte de taurina es fundamental.

*10% hueso, se habla de hueso sin carne, y es el total que suele tener una presa (siendo la cabeza la zona con más hueso).

*20% vísceras, compone hígado, riñones, pulmones, etc.

Hay que tener en cuenta que hay presas que contienen más taurina que otras, como un ratón de 100gr contiene más de 2400 mg de taurina por no hablar de toda la presa, que contiene el porcentaje ideal.

Al final, son unas proporciones igual que las que damos en una dieta BARF, con la comodidad de no tener que pesar ni cortar las piezas para añadir a la ración.

¿Y las verduras?

Realmente, en la dieta de un carnívoro estricto no son necesarias (como son los hurones o los gatos) y en el caso de los perros, que son oportunistas, todavía no hay estudios que certifiquen esa necesidad. Lo que si sabemos es que necesitan fibra, la cual se obtiene del pelo y las plumas (además de otros minerales como azufre, aportan queratina). Por eso es importante dar la presa sin desollar si queremos dar este modelo de alimentación.

¿Dar o no dar suplementos?

Cuando se da este modelo de alimentación no se suele necesitar suplementar puesto que dan pescado dos veces a la semana y una variedad de carnes blancas y rojas. Se pueden usar hierbas aromáticas, antiparasitarios naturales y algún suplemento especial en caso de que haya una patología.

En cuanto a cantidades, no varía. Damos de un 2 a un 6% en perros adultos según su actividad, un 3-4% en gatos adultos y entre un 10-20% en hurones adultos de su peso ideal.

Hoy en día, existen profesionales que pueden ayudar al cambio de alimentación para que sea más fácil y paulatino.

En caso de los gatos o hurones, podemos empezar con presas pequeñas como los pollitos, que son fáciles de administrar y de individualizar.

Los cachorros no necesitan nada especial, comen lo mismo que un adulto, en cantidades diferentes y más veces. Desde el destete, cerca de los 2 meses, pueden empezar a comer huesos blandos como son alitas, lo recomendable es darles la presa entera y que aprendan a desgarrar y gestionar ellos solos.

Deja una respuesta