Los ingredientes los mezclamos poco a poco para evitar grumos en la masa, lo ideal es que quede una textura similar a la de las galletas, aunque será más líquida.

Yo he usado moldes de silicona para conseguir una forma más redondeada.

Recuerda:
El tiempo necesario en el horno variará porque no todos los hornos calientan igual.

Deja una respuesta