La miel es una secreción producida por las abejas, avispas y hormigas, y su uso/consumo aparecen en pinturas rupestres del Mesolítico, unos 6.000 años a. de C. y los sumerios ya conocían sus propiedades medicinales hacia el 2500 años a. de C.

A día de hoy conocemos múltiples de sus beneficios, en la medicina moderna se emplea de forma tópica debido a sus importantes propiedades bactericidas en heridas infectadas con bacterias multiresistentes a los antibióticos.

 
 
 
 
 

Sus propiedades son:

*De forma tópica: antimicrobianas y antisépticas, antiinflamatoria y cicatrizante. Muy utilizado en quemaduras leves, evitar infecciones en heridas..

Las abejas añaden además una enzima llamada glucosa oxidasa. Cuando la miel se aplica sobre las heridas esta enzima produce la liberación local de peróxido de hidrógeno.

 
 
 

*De forma oral: antioxidante, energético y aumento de la actividad autoinmune.

Las mieles más oscuras tienen mayor poder antioxidante por ser más ricas en compuestos fenólicos como flavonoides y taninos.

 
 

Debido a su contenido de azúcares simples, de asimilación rápida, la miel es altamente calórica (cerca de 3,4 kcal/g), por lo que es útil como fuente de energía rápida. La miel virgen también contiene enzimas que ayudan a su digestión, así como diversas vitaminas y antioxidantes.

 
 
 
 
 
 
 

HAY QUE TENER MUY ENCUENTA QUE:

Se denomina miel pura al producto que fabrican las abejas, sin ningún tipo de añadido. Esta es la que se recolecta tal cual de la colmena y luego se envasa. Cuando la miel es objeto de un proceso de pasteurización a 63 grados, es necesario hablar de miel pasteurizada, la cual no tiene usos terapéuticos.

 
 
 
 
 
  1. No se recomienda su uso en animales con problemas de sobrepeso/obesidad si no lo determina el nutricionista.

  2. Es MUY ACONSEJABLE en perros deportistas, justo antes de una competición/entrenamiento intenso.

  3. Es ideal como suplemento en perras lactantes.

  4. Se usa en animales inmunosuprimidos como los enfermos de cáncer o leishmania.

 
 
 
 

Perfectamente se puede dar a un animal sano como suplemento ocasional.

¡Si tenéis más dudas, podéis poneros en contacto conmigo!

 
 

Deja una respuesta